Ir al contenido principal

Mi mensaje este Día Mundial del Autismo

Hace casi 4 años la vida nos cambió, porque nos informaron que Oliver estaba dentro del Espectro Autista. Para el que está afuera de la condición, el TEA parece la atracción de un acuario, algo que ves a través de un vidrio muy grueso y algo distorsionado por el agua y las curvaturas. Y sí, hay un antes y un después del autismo, una división clara en tu vida familiar a partir del momento que recibes el diagnóstico. Y no todos los casos tienen el mismo pronóstico que Oliver, razón por la cual el Día Mundial del Autismo es la oportunidad perfecta de llamar la atención sobre el TEA, sus diferentes manifestaciones y las necesidades de las familias que los gobiernos del mundo deben atender.

En la actualidad, los padres de niños con autismo hemos logrado levantar nuestras voces, gracias al poder del social media, los blogs y en cierta medida la televisión y el cine, para dar a conocer un atisbo de lo que son nuestras vidas y nuestras luchas diarias.

Sin embargo, hay una inmensa comunidad de padres de adolescentes, jóvenes adultos y adultos que no contaron con estas mismas plataformas y cuyas necesidades, distintas a las mías por ejemplo, no están siendo escuchadas ni atendidas.

  • Hay familias alrededor del mundo con jóvenes con autismo que están por terminar la escolaridad, pero no tienen la capacidad social o intelectual de asistir a una universidad. Estos padres no saben si sus hijos pueden trabajar, si encontrarán un ambiente que sea apto para el desarrollo de alguna actividad laboral y si encontrarán personas que estén dispuestas a contratarlos.
  • Hay familias alrededor del mundo con hijos de 20 tantos años que no pueden vivir solos y seguramente se están preguntando desde ya qué será de sus hijos cuando ellos no estén.
  • Hay familias alrededor del mundo con hijos de 40 tantos años, que toda la vida han dependido de sus padres para tareas tan básicas como alimentarse o bañarse y que no tienen el apoyo adecuado para el cuidado de estos adultos.
  • Hay familias que se preguntan, muchas veces al día, qué será de sus hijos en un futuro no tan distante, qué pasará con sus hijos cuando ellos no estén, quien cuidará y velará por su bienestar. Y esto no se reduce sólo al TEA, abarca Síndrome de Down, Parálisis Cerebral y toda la variedad de trastornos del desarrollo e incluso enfermedades mentales que existen.

Los políticos no piensan en estas condiciones a menos que no las experimenten, pero es la realidad de muchas personas en la sociedad. Vamos a alzar nuestras voces por todas estas familias, para garantizar que se creen oportunidades y cuidados adecuados para todos los miembros de la sociedad, por igual.

Síguenos
Categorías