Ir al contenido principal

Preguntas Frecuentes sobre el autismo

¿Desde cuándo existe el autismo?

El autismo, al igual que muchas otras condiciones, existe desde el inicio de la humanidad. Sólo que no se había identificado. Por muchos siglos, las personas con ciertas condiciones y discapacidades eran consideradas enfermos mentales y apartadas de la sociedad o institucionalizadas (en el mejor de los casos). Es probable que muchas personas con autismo severo sufrieran ese destino.

También está el caso de personas destacadas de la historia, que por las descripciones de carácter que han sobrevivido el pasar del tiempo, se asume que fueron autistas: Da Vinci, Mozart, Einstein, por nombrar algunos. Es imposible saber con certeza si este fue el caso, pero se puede asumir con bastante seguridad que tenían algún tipo de autismo.

El síndrome fue descrito por primera vez en los años 30, y hasta los 90, era considerado una enfermedad mental. Desde el 92 en adelante, es que se le reconoce como un trastorno que afecta el comportamiento, el aprendizaje y la interacción social.

¿Hay una epidemia de autismo?

No, enérgicamente no. Hablar de “epidemia” implica que el autismo es una enfermedad, y no, es un trastorno.

Lo que sí hay es un aumento en el conocimiento de la condición y mejores parámetros que garantizan un diagnóstico adecuado, desde la temprana edad.

Para apoyar este enunciado, podemos hablar de la gran cantidad de personas adultas que en años recientes es que han sido diagnosticados con alguna forma de autismo clásico o asperger. Esto quiere decir que, las condiciones siempre han existido, solo que antes, no eran diagnosticadas.

Se pensaba que los niños eran malcriados, hiperactivos, introvertidos, muchas cosas, pero no se consideraba el autismo como una condición a diagnosticar y tratar terapéuticamente.

¿Cómo manejar la literalidad en niños con autismo?

Es importante primero aclarar, que no necesariamente todos los niños tienen problemas con la literalidad. Hay niños con autismo que no tienen problemas en entender el lenguaje, y sobre todo, la intencionalidad y diversidad de significados que pueden tener las palabras. Si, es una pequeña cantidad con respecto al total de los individuos, sin embargo, están allí.

Manejar la literalidad en el lenguaje puede ser confuso para los padres, que deben realizar adaptaciones a las frases de uso común o mejor aún, hacer preguntas más específicas, buscando respuestas adecuadas.

Por ejemplo, yo no le puedo preguntar a mi hijo “¿Cómo dormiste anoche?” porque las posibles respuestas son en la noche, acostado o mi favorita personal, en la cama. La forma ideal de preguntar es “¿Dormiste bien anoche?”, entonces él decide responder si durmió bien o mal.

De acuerdo a lo que he leído, con el tiempo, muchos niños logran desarrollar la capacidad de discernir la intencionalidad del lenguaje y aprender los distintos significados de las palabras, más allá de la imagen mental que tengan de la misma, obteniendo como resultado un manejo más neurotípico del lenguaje.

¿Todos los individuos con autismo tienen estereotipias?

Las estereotipias o descargas sensoriales son una respuesta física a un estímulo interno o externo. Para explicarlo mejor, les plantearé algunas situaciones. Por ejemplo, un individuo con autismo, al verse expuesto a una situación estresante, puede comenzar a mover las manos (aleteo), brincar, correr en círculos o realizar algún otro tipo de movimiento recurrente.

También puede suceder que, al tener demasiada energía dentro de su cuerpo, sientan la necesidad de dejarla brotar de alguna manera, expresándolo en golpeteos, aleteos, saltos, etc. Todo esto se corresponde a lo que en inglés se conoce como “stiming” y que en español se traduce como estereotipia o descarga sensorial.

Muy bien, respondiendo a la pregunta en cuestión, no, no todos los individuos tienen estereotipias. Algunos quizá en determinado momento las tuvieron pero con ayuda de las terapias, han logrado que desaparezcan. Hay otras estereotipias que duran toda la vida.

¿Son buenos los equipos electrónicos para los niños con autismo?

Como para cualquier niño, tenga o no un diagnóstico de autismo, los equipos electrónicos tipo smartphones, tablets, computadores y videojuegos, son buenos, entretenidos, fuentes de tranquilidad temporal para los padres y hasta educativos, en su justa medida.

Es importante recordar que los niños con autismo se obsesionan fácilmente con las cosas, así que los equipos electrónicos son buenos, pero con limitaciones o condiciones de uso preestablecidas. También creo que es pertinente recomendar hacerlas lo más “a prueba de su curiosidad” que sea posible. En mi caso, Oliver tiene prohibido tomar mi Tablet (porque es donde tengo la información relacionada a trabajo/clientes). Hay otro Tablet en la casa, que es la que él usa, y se le borró toda la información que tenía en la memoria, y se dejaron aplicaciones que sabemos son aptas para un niño de su edad.

¿Las personas con autismo tienen sentimientos?

Todos los seres humanos, a excepción de aquellos con trastornos mentales al estilo de una psicosis, tienen sentimientos. Dado que el autismo no es un trastorno mental ni mucho menos, una forma de psicosis, sí, los individuos con autismo tienen sentimientos.

Otro asunto diferente es la expresión de dichos sentimientos. Esto es un tema que varía mucho entre los individuos, incluso entre aquellos con formas leves a severas de la condición.

Me explico: así como hay personas con formas severas de autismo que pueden expresar sus sentimientos (así sea sólo a sus parientes cercanos) hay otros individuos con un autismo leve a quienes se les hace imposible expresar lo que sienten, o traducir lo que sienten a palabras o gestos. Sin embargo, no quiere decir que no lo sientan.

Particularmente creo que se puede enseñar a los niños a demostrar los sentimientos. Los padres pueden explicarlos (hay cientos de recursos en línea, así como libros ilustrados que pueden ayudar en esta tarea) y enseñar a los niños lo que son las expresiones adecuadas mínimas de diversos sentimientos, de forma que esto sirva para expresarlos e identificarlos en otros (empatía). Con Oliver, funcionó.

¿Las personas con autismo, expresan amor?

Lo sienten y lo expresan, cada quien a su manera. Y vamos a estar claros en esto: no todos los seres humanos expresamos, o incluso sentimos el amor, de la misma manera, tengan o no una condición.

Hay quienes son más reservados y otros que son más entusiastas. Hay quienes prefieren decirlo en palabras y otros a quienes las palabras se le hacen difíciles, pero lo expresan en sus acciones. Cada quien, a su manera, expresa el amor, y lo mismo sucede entre las personas con autismo.

¿Las personas con autismo son genios?

Esta es una de mis favoritas. No sé cuántas veces he escuchado a las personas preguntarme que cuál es el “talento especial” de Oliver. Y siempre les respondo que ninguno. Es un niño de 5 años, a quien le gustan los carritos, los trenes y las pistas, que disfruta dibujar y le encanta la música. Como cualquier otro niño de su edad.

Sí, es verdad que hay quizá una incidencia extraordinaria de personas con capacidades intelectuales superiores entre los diagnosticados con alguna forma de autismo, pero no, no todos son genios. La gran mayoría son niños normales o adultos normales, que quizá tienen la capacidad de concentrarse o un talento innato que les facilita memorizar, entender números, leer, programar, componer música, hacer descubrimientos científicos. Según he leído, se piensa que está más relacionado a la capacidad de ver pequeños detalles y comprender cómo funcionan las cosas, que a “ser genio” en general.